El kéfir de leche es originario de las montañas del Cáucaso en Europa del Este, es un producto lácteo fermentado probiótico. El hongo de kéfir se parece en el aspecto a una coliflor pero un poco más gelatinoso. La bebida que se prepara con este hongo es el llamado kéfir, parece un yogur pero de sabor más ácido y un poco burbujeante.

El kéfir


¿Para qué es bueno?

La mayoría de las investigaciones se han hecho en Rusia y en Europa del Este, en la ciencia occidental están empezando a estudiarlo. Según Food Science and Technology Bulletin: Fu, Volumen 2 es bueno para:

  • Estimular es sistema inmune: al ser un probiótico (alimenta nuestra flora intestinal) ayuda a nuestro sistema inmune.
  • La inhibición del crecimiento de tumores: algunos  investigadores encontraron que retrasaba el crecimiento de tumores.
  • Pueden ingerirlo los intolerantes a la lactosa: las personas intolerantes a la lactosa pueden consumirlo, proporcionándoles un gran número de bacterias beneficiosas para la salud.
  • Propiedades antimicrobianas: los ácidos que se producen en la fermentación tienen importantes propiedades antimicrobianas, incluso cuando empieza la fermentación.
  • Comportamiento de bacterias de kéfir en el tracto gastrointestinal: al estar basado en la leche, el pH de la misma hace que pueda pasar por el estómago las bacterias y llegar a la flora intestinal con más facilidad que otras bacterias, mantiene más bacterias en nuestro sistema inmune (80% de nuestro sistema inmunológico está en nuestro tracto digestivo).
  • Mejora el colesterol: según investigaciones el consumo de kéfir reduce significativamente el colesterol total.
¿Cómo se prepara?

En un recipiente cerrado se coloca el hongo de kéfir cubriéndolos con leche pero sin que llegue hasta arriba para poder crear la fermentación ya que el dióxido de carbono tiene que salir. Se deja entre 24 a 48 horas a temperatura ambiente o en la nevera. 

Para tomarlo se cuela el kéfir para quedarnos con el hongo, y volver a empezar el proceso.

Tres veces al mes hay que lavarlo con agua mineral, es muy importante que no sea con agua del grifo ya que tiene mucho cloro y lo mataría.

¿Cómo conservarlo si nos vamos de viaje?

Si nos vamos una semana de viaje podemos conservarlo en la nevera y en vez de leche le echamos agua con azúcar. Si vamos a estar más tiempo fuera se puede congelar, para ello se lava con agua no clorada, luego se seca muy bien con papel absorbente y se envuelve en film transparente para poder congelarlo. Cuando volvamos tardará en volver a fermentar correctamente, los primeros kéfires que salen hay que tirarlos ya que todavía no saben bien.

¿Y si no tomamos leche en casa?

No importa, puedes hacerlo con leches vegetales como la de avena, almendra, arroz, soja, etc. 

A continuación te dejamos un video donde se ve como hay que prepararlo:


Fuentes:
Imagen by A.Kniesel

2 comentarios:

  1. Siempre quise saber su nombre este hongo hizo desaparecer la psoriasis de mis codos y rodillas por 12 años recién ahora volvió como una caspa pero ni se nota tomenlo lo recomiendo yo lo alimentaba con azúcar morena

    ResponderEliminar

 
Adelgazar sin hacer dietas | Recetas de cocina fáciles y sanas, rutinas de ejercicios, salud y tips © 2014-2017 Todos los derechos reservados. Designed by Mila y Enrique.
Top