¿La sal engorda?¿Es tan mala la sal como dicen?¿A partir de qué cantidad se convierte en peligrosa?¿De dónde y cómo hay que reducirla realmente? En este post respondemos a estas cuestiones.

¿La sal engorda?¿Es tan mala la sal como dicen?¿A partir de que cantidad se convierte en peligrosa?¿De dónde y cómo hay que reducirla realmente? En este post respondemos a estas cuestiones.

¿La sal engorda?

La respuesta es categórica, rotundamente no. La sal es un conjunto de minerales entre los que predomina el sodio, no tiene grasas ni carbohidratos ni proteínas y su valor calórico es igual a cero

El mito popular lleva a la errónea creencia de que la sal engorda quizás porque lo que si hace es retener líquidos. Se calcula que si consumimos demasiada sal nuestro cuerpo puede retener líquidos que dependiendo de nuestra constitución y tamaño podrían suponer entre 1 y 2 kilos (2-4 libras) pero eso no supondría que hemos engordado simplemente es agua que el cuerpo expulsará mas adelante, recuerda que estamos formados por un 70 % de agua.

Entonces si no engorda ¿podemos tomarla sin miedo?

La respuesta vuelve a ser categórica, no, el sodio que es el mineral más común que posee la sal es absolutamente necesario para el correcto funcionamiento del cuerpo humano, regulando los líquidos corporales y cumpliendo la función básica de generar los electrolitos necesarios. En un adulto la sal ayuda a mantener el nivel de líquidos corporales, permite la transmisión de impulsos nerviosos, la actividad muscular y la absorción de potasio, facilita la digestión y compensa las pérdidas originadas por exceso de sudoración y por vómitos o diarreas. 
El problema no está en los beneficios sino en los perjuicios, pasado el límite recomendable la sal se transforma en un veneno para nuestro organismo y está demostrado por numerosos estudios que aumenta la mortalidad debido a la hipertensión y los problemas cardiovasculares que acarrea.  

¿Cuál es la cantidad diaria que debemos tomar? 

La mayoría de los nutricionistas y estudios científicos apuntan que la cantidad máxima de sal que debemos consumir diariamente es de 5 gramos (1/8 oz) lo que vendría a ser una cucharada de postre de sal fina, aunque es mejor consumir sal gorda marina sin refinar.

El problema es que el consumo medio de sal por persona duplica y triplica esa cantidad, en algunos individuos se multiplica hasta en cinco veces. Lo realmente malo no es la sal que le añadimos a la comida que preparamos en casa, está demostrado que esta tan solo supone el 25% de la cantidad de sal que ingerimos diariamente. 

La verdadera causa de la sobresaturación de sal viene del consumo masivo que hacemos de productos industriales, están atiborrados de sal no tanto por motivos de conservación sino de marketing, si está mas saladito el producto gusta más y venden mas, es así de simple.

¿Qué debemos hacer para reducir el consumo diario de sal? 

La solución por la que opta todo el mundo es no salar la comida casera, pero la sobresaturación de sal persiste, esto no deja de ser un parche que realmente no soluciona el problema y además convierte la comida casera en una comida insípida y poco deseable. 

La verdadera solución es muy sencilla pero difícil de tomar pues hay que hacer una revolución en nuestra forma de comer, puedes salar tu comida en casa (dentro de los limites saludables y necesarios) pero hay que dejar de consumir productos industriales, no hay más, es asi de simple, nosotros lo hicimos hace unos años y la vida nos cambió para siempre, para mejor por supuesto sobre todo en lo relacionado con la salud. 

¿Y tú a qué esperas?...¡Anímate! 

Si quieres saber sobre la comida industrial, aquí te dejamos este post.

La comida basura

1 comentarios:

  1. Gracias por tan buena información me a servido de mucho

    ResponderEliminar

 
Adelgazar sin hacer dietas | Adelgazar de forma saludable © 2014-2017 Todos los derechos reservados. Designed by Mila y Enrique.
Top