Cómo evitar la ansiedad con la comida, componentes psicológicos y físicos como la adicción al azúcar, carbohidratos refinados y grasas. 

Según el NIMH las mujeres son las más propensas a tener atracones de comida, una de cada cinco mujeres alguna vez ha tenido esta ansiedad compulsiva.

Cómo evitar la compulsividad con la comida

Pero, ¿qué es?

Es comer en exceso y sin control aunque estemos ya sin hambre, sin darte cuenta comes todo lo que se te ponga por delante y muchísimas veces al día, otras veces es lo que decimos picar entre horas. También puede ser esporádico y que te dé un ataque puntual y te comas de una sola vez un paquete o dos de galletas. Una vez que hemos terminado viene ese sentimiento de culpa y remordimientos, no tiene nada que ver con la bulimia, ya que después de comer no intentas eliminar la comida a toda costa.

Existen dos motivos para ello, un componente psicológico y otro físico, este segundo es del que nadie habla y aquí hoy lo haremos analizándolo con los últimos estudios existentes sobre ello. 

Los aspectos psicológicos del problema se suelen dar por estos motivos:

  • No te sientes valorado lo suficiente
  • Sentimientos de vergüenza o culpa de algo
  • Falta de valor
  • Depresión
  • Ansiedad
  • Algo nos ha hecho salir de nuestra zona de confort y nos ha descontrolado
  • Estrés
Para arreglar esto tienes que quererte más a ti mismo, como dijo una vez un profesor a sus alumnos: miren este billete de 50 euros (100 dólares), lo voy a arrugar y pisotear. Ahora voy a cogerlo, sigue valiendo lo mismo por mucho que lo pisotees y arrugues. Lo mismo ocurre contigo, sigues valiendo mucho aunque estés ahora arrugado.

Si te crees que todo te pasa a ti, no es cierto, mira a tu alrededor verás como hay gente pasándolo peor, aférrate a lo que tienes y olvida lo que no posees.
Búscate algo que te motive, un hobby, algo que te haga aparecer una sonrisa en tu vida cada día. Valora lo positivo de esos momentos.

Haz ejercicio, te hará estar más relajado y descubrir tus propios pensamientos,  existen muchos estudios que relacionan la mejora en las depresiones con hacer ejercicio.

Lo más importante: ¡¡¡ CREE EN TI!!! Porque por muy alta que sea una colina siempre hay un sendero hacia su cima.

Existe otro componente que a veces es hasta más fuerte que el mental, es el físico. Si has leído bien, el físico.

Cuando empezamos a comer siguiendo “dietas”, estas suelen ser muy restrictivas tanto en azúcar como en carbohidratos y grasas. Nuestro cuerpo reacciona ante ello, lleva mucho tiempo ingiriendo estos productos y de pronto le faltan. Se produce algo mucho más fuerte que la adicción a la cocaína según el estudio de Intense Sweetness Surpasses Cocaine Reward, se producen ataques de tener que comer algo dulce como sea, ya no puedes más tienes que comértelo, es una reacción física a algo que está acostumbrado a tener. 

Cómo evitar la compulsividad con la comida

Esta reacción del cuerpo también se produce con los carbohidratos refinados tal como podemos ver en los siguientes estudios:



En las grasas y el azúcar:



Y sobre todo el azúcar, es la más adictiva con diferencia:



¿Qué podemos hacer para evitar esta compulsividad? 

Para desengancharnos de ellos con relativa facilidad debemos seguir estos sencillos pasos:

  • Sustituye la mayor parte de grasa saturadas por las llamadas grasas buenas como omega-3 y omega-9 (pescados azules, frutos secos, etc).
  • Los carbohidratos refinados (harinas, pasta, arroz, pan,…) sustitúyelos por carbohidratos complejos como pan integral, harinas integrales, pasta integral, arroz integral, es decir que todo sea integral. 
  • El azúcar cámbialos por stevia, miel pura, frutas secas como dátiles naturales, pasas o ciruelas.
Todo esto evitará que tengamos los niveles de azúcar bajos en la sangre, los mantendremos en niveles más estables, ya que estos van lentamente a la sangre y a lo largo del día evitando estos ataques de comida en los que devoraríamos lo que fuera.

Depende de lo enganchado que estés a estos productos tardarás más o menos en esa apetencia por el azúcar, pero te aseguramos que transcurrido un tiempo el cuerpo se acostumbra (puede pasar hasta un año) y ya no tiene esa apetencia por lo dulce, es más cuando pruebas algo muy dulce al cuerpo le parece hasta extraño.

Si sigue estos pequeños consejos pronto desaparecerá esta apetencia física y ansiedad por la comida, ya que la solución no es dejar de tomarlos sino hacerlo de manera diferente. El cuerpo necesita de estos carbohidratos y grasas para funcionar, para saber en que proporción hay que tomarlos te dejamos un post sobre ello:



Fuentes:
Imagen 1 de freedigitalphotos.net by Ambro
Imagen 2 de freedigitalphotos.net by imagerymajestic.

3 comentarios:

  1. que pasa cuando tienes 57 años,haces actividad física y aparatos,y comes todo integral,harina, arroz,evitas dulces,y no bajas ni un gramo,deje todo porque me canse de privarme lo que me gusta,y cansarme con la gimnasia y en este momento estoy que no tengo ganas de ninguna actividad física por que me siento cansada

    ResponderEliminar
  2. Lo primero que te diría es que no debes tirar la toalla, rendirse es el camino mas fácil pero no conlleva ni felicidad ni por supuesto salud. lo que te ha pasado es que te has estancado, es algo normal que ocurre siempre en un proceso de adelgazamiento, si quieres ver las causas de por que ocurre y como evitar el estancamiento lo puedes ver en este post Fase 2 o media

    De todas maneras no debes ver el ejercicio físico como una tortura y la comida poco saludable como un placer del que te estás privando, nosotros antes también nos moríamos por un dulce y ahora te puedes comer una bandeja delante nuestro y no nos desconsolamos, al azúcar es altamente adictiva y hasta que no consigas desengancharte no podrás enfocar el problema con la óptica correcta para poder triunfar.

    Una vez más, no te rindas.

    ResponderEliminar

 
Adelgazar sin hacer dietas | Adelgazar de forma saludable © 2014-2017 Todos los derechos reservados. Designed by Mila y Enrique.
Top