Grasa es un término genérico usado para definir varias clases de lípidos, forman un grupo muy heterogéneo, el tipo más común es el denominado triglicérido que se encuentra en estado sólido a temperatura ambiente, los que son líquidos se denominan aceites.

Conforman aproximadamente un 15 % del cuerpo de un hombre que se ubique dentro de un peso óptimo, siendo esta proporción entre un 20 y un 25 % en el caso de tratarse de un cuerpo de mujer, su morfología es claramente más proclive a acumularlas.
Grasa Omega saturadas


Funciones de la grasa:

  • Proporcionarnos energía, la metabolización de un gramo de grasa nos produce 9 kilocalorías.
  • Protegen el cuerpo humano contra el frío.
  • Rodean, soportan y protegen algunos órganos como el corazón y los riñones.
  • Son el vehículo por el que nos llegan vitaminas liposolubles como la A,D,E,K facilitando su absorción.
  • Proporcionan una reserva energética al cuerpo impidiendo que este descomponga proteínas para alimentarse.
Tipos de Grasas:

Grasas Saturadas: 

En su mayor parte formadas por ácidos grasos saturados, son las que comúnmente conocemos como las “grasas malas”, sobre todo están presentes en los animales como por ejemplo: en el tocino ó sebo, en las carnes, vísceras y productos derivados como los embutidos en todas sus variantes, también están presentes en la leche entera, natas y mantequillas.

A temperatura ambiente suelen presentarse en estado sólido aunque también pueden estar en estado líquido como en el caso del aceite de coco y palma.

Grasas Insaturadas: 

Se las denomina comúnmente como aceites, están formadas principalmente por ácidos grasos insaturados como el oleico y el palmitoleico se caracterizan por ser líquidas a temperatura ambiente y algunas contienen ácidos que son nutrientes esenciales que el cuerpo humano necesita y no puede producir por sí mismo. La única vía para conseguirlos es a través de su ingesta, son las más beneficiosas para la correcta nutrición y la salud, como claro ejemplo pueden aparecer el aceite de oliva, de girasol ó de maíz, se pueden subdividir a su vez en :

Grasas monoinsaturadas: son las que reducen lo que comúnmente llamamos colesterol malo y elevan el colesterol bueno, unos ejemplos de las monoinsaturadas serían el aceite de oliva y en su defecto las aceitunas, el aguacate y algunos frutos secos.

Grasas poliinsaturadas: como pueden ser los ácidos omega 3 y omega 6, presentes en los pescados grasos también llamados azules, también están presentes en los aceites de girasol, maíz, soja así como en las almendras y nueces. Son ácidos esenciales que nuestro cuerpo no puede producir y reducen el colesterol y los niveles de triglicéridos en sangre, protegiéndonos contra trombos y en definitiva mejorando nuestro sistema cardiovascular.

Grasas trans:

Posiblemente una de las mayores aberraciones que ha inventado el ser humano en cuanto a asuntos de nutrición se refiere. Se obtienen a partir de la hidrogenación de aceites vegetales insaturados en origen (o sea saludables), transformándolos en este proceso en saturados. Son mucho más perjudiciales que los saturados que se encuentran en la naturaleza, ejemplos de este tipo de grasas son la manteca vegetal, las margarinas y todo producto industrial que las usa.

Según la Organización Mundial de la Salud, en lo que sería una alimentación saludable, las calorías obtenidas de las grasas deberían ser entre un 30 y un 35 % de las totales, basándonos sobre todo en las insaturadas.


Fuentes:
Wikipedia
Imagen de freedigitalphotos.net by M-Bartosch

0 comentarios:

Publicar un comentario

 
Adelgazar sin hacer dietas | Recetas de cocina fáciles y sanas, rutinas de ejercicios, salud y tips © 2014-2017 Todos los derechos reservados. Designed by Mila y Enrique.
Top